domingo, 7 de noviembre de 2010

furia

Odio cuando en una parada donde para más de un colectivo hay uno parado. Llega el tuyo, finge no verte porque le complica parar y se manda a mudar.
Si te lo querés tomar tener que correrlo 20 metros pero dios prohiba que te abran la puerta fuera de parada.

La crueldad de los motorizados.

4 comentarios:

Carito!^^ dijo...

Fija! Es horrible... maldito poder que tienen!

Tami dijo...

Son terribles. El 1 es especialmente cruel en la parada más cercana a Puán.

Contame algo nuevo dijo...

si, y también es cualquiera la institucionalización de que cuando pasa eso hay que caminar media cuadra para tomarlo y no esperarlo en la parada como gente normal.
Los convencionalismos sociales apestan.

Rosa de Lima dijo...

maldito poder de los colectiveros de mierda que si no se les canta no abren...